LOGO ASEMEC FONDO BLANCO

Síguenos en: logo facebook2

mama

El Cáncer de mama

El cáncer de mama es un tumor que afecta a los tejidos de la mama. Es una enfermedad predominantemente femenina, pero los varones también pueden padecerla. Es el tumor más frecuente entre las mujeres occidentales y puede verse a cualquier edad, estando el pico de máxima incidencia entre los 50 y 60 años.

La causa última de esta enfermedad, como de la mayoría de los tumores se desconoce, aunque si se han identificado algunos factores que incrementan el riesgo de padecerla:

  • Antecedentes familiares de cáncer de mama
  • Menarquia (primera regla) a una edad temprana y/o menopausia tardía
  • Ausencia de embarazos
  • Algunos tratamientos como la radioterapia sobre la zona de la mama y determinados fármacos pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de mama
  • La existencia de determinados genes de predisposición a cáncer de mama (BRCA1 y 2 y algunos otros) en algunas familias aumenta considerablemente el riesgo de padecer esta enfermedad tanto en mujeres como en hombres y a edades más tempranas de lo habitual

El primer síntoma de la enfermedad suele ser un bulto o nódulo o zona endurecida en cualquier parte de la mama o incluso la axila, generalmente indoloro. En ocasiones puede haber síntomas menos frecuentes como secreción por el pezón o eczema persistente en la zona de la areola-pezón. Ante cualquiera de estos síntomas se debe acudir al médico para que realice los estudios y exploraciones pertinentes encaminados a aclarar la naturaleza de la lesión encontrada.

En otras ocasiones el cáncer de mama se detecta en mujeres que no han presentado ni tienen ningún síntoma ni signo clínico. El hallazgo de una alteración en la mamografía durante la participación de la mujer en un programa de cribado (detección precoz) puede ser el primer dato de la enfermedad. En este último caso la enfermedad se detecta, en general, en un estadio clínico menos avanzado y por tanto las posibilidades de curación suelen ser superiores. Por ello es muy recomendable que las mujeres entre los 45-50 años y los 70-75 años se sometan a estos estudios de cribado periódicos (anual o bianualmente) siempre que sea posible.

Una vez detectada una alteración sospechosa de poder ser un cáncer de mama hay que proceder al diagnóstico definitivo mediante la realización de una biopsia que finalmente confirmará o descartará el diagnóstico. Dicha biopsia, además, nos aportara información sobre las características moleculares del tumor que serán imprescindibles para decidir el tratamiento más adecuado.

Existen distintos tipos de cáncer de mama, que tienen diferentes características evolutivas y de respuesta a los tratamientos. De forma simple podríamos hablar de tres tipos básicos de cáncer de mama: tumores luminales (con receptores de hormonas en sus células), tumores HER-2 + (con un marcador conocido como HER2 en la superficie de sus células) y tumores basales o triple negativos (que no muestran ni receptores de hormonas ni HER2 en la superficie de sus células).

De forma genérica el tratamiento inicial suele ser el local, es decir la cirugía o, lo que es lo mismo, la extirpación del tumor en la mama y la biopsia de ganglios axilares, que en caso de ser positiva ira seguida de la extirpación de la cadena ganglionar axilar. En algunas ocasiones, o bien porque el tumor inicial sea muy grande o en algunos tipos de cáncer de mama, como los triples negativos o los HER2 +, se puede decidir comenzar con un tratamiento general: quimioterapia, hormonoterapia o la combinación de estas con algún tratamiento dirigido antes de la cirugía. Es lo que se conoce como tratamiento neoadyuvante.

La cirugía del cáncer de mama es cada vez más conservadora, es decir no suele ser necesario extirpar toda la mama, sino solo la parte afectada por el tumor. En algunos casos puede ser preciso extirpar toda la mama y en esta circunstancia se debe valorar la posibilidad de realizar una reconstrucción mamaria inmediata en el mismo tiempo quirúrgico. En ciertas circunstancias es preferible demorar la reconstrucción dado que los resultados estéticos de abordarla inicialmente no se consideran adecuados.

Tras la cirugía del tumor es posible que sea necesario completar el tratamiento con quimioterapia y/o hormonoterapia y/o terapia dirigida adyuvantes, asi como radioterapia. En general su médico le explicara lo más adecuado para usted en función del tipo de tumor que presente y el estadio de la enfermedad.

En un pequeño porcentaje de pacientes que oscila entre el 20-25% la enfermedad puede reaparecer pasados unos años. En esta situación existen múltiples opciones terapéuticas con las que se pueden conseguir largas supervivencias con una excelente calidad de vida.

Finalmente, es importante insistir en que actualmente la mayoría de las personas que padecen esta enfermedad se curaran de la misma.  La supervivencia  a los 5 años del diagnóstico está por encima del 80% en nuestro país.

 Pinche aquí si quiere más referencias de información sobre el cáncer de mama