LOGO ASEMEC FONDO BLANCO

Síguenos en: logo facebook2

Emociones y Salud: Afrontando el Cáncer

Emociones y Salud: Afrontando el Cáncer.

¿Qué influencia tienen nuestros sentimientos a la hora de conservar o mejorar nuestra salud?

Multitud de experimentos en este campo llegan a la conclusión que las personas que mantienen su optimismo, su ilusión y su positivismo, se mantienen más sanas y durante más tiempo, es decir, son más longevas.

El cáncer de mama es una enfermedad que hoy día puede diagnosticarse precozmente gracias a la medicina preventiva y puede ser curado totalmente en un alto porcentaje de casos. Sin embargo, cuando una mujer recibe el diagnóstico y descubre que padece esta enfermedad, siente, lógicamente, una gran angustia. Además, el tratamiento del cáncer es un proceso largo y penoso, durante el cual la mujer puede pasar por diferentes estados de ansiedad, que pueden ir desde la intranquilidad, la vulnerabilidad, la alarma, hasta la desesperanza, el miedo o la tristeza más profunda. Precisamente estos estados de ánimo interfieren negativamente en el desarrollo y tratamiento del cáncer o de cualquier otra enfermedad. Resignarse, pensar que no se puede hacer nada, aislarse socialmente y dar vueltas a las preocupaciones, son actitudes que no benefician el curso biológico de la enfermedad.

Pues bien, las estrategias activas en el afrontamiento son mucho más adaptativas; las mujeres que demuestran un elevado espíritu de lucha, interpretando el diagnóstico como un reto ante el que hay que crecerse, que tienen una visión optimista del pronóstico, perciben un alto grado de control sobre la situación y son protagonistas en el proceso de su recuperación. Sus herramientas de afrontamiento son conseguir una información moderada y veraz de su enfermedad, colaborar con su médico en el proceso de tratamiento y seguir escrupulosamente sus consejos, buscar apoyo social y emocional, y mostrarse optimistas.

La conclusión a la que llegan los estudios referentes a la influencia de las emociones sobre la salud, coinciden en que las estrategias activas son mejores y cumplen la función de no dejar lugar a la tristeza y a la depresión, y mantienen a las personas con sus objetivos y sus ilusiones.

Quiero animar a estas mujeres a que, una vez superado el cáncer, mantengan viva la llama de su ilusión, sus proyectos y den a su vida un nuevo enfoque que les permita disfrutarla al máximo, minuto a minuto, junto a sus seres queridos: los que ya lo son y los que lo serán.

Desde la humildad, quiero poner a vuestra disposición mi tiempo y mis conocimientos si en algo me necesitáis.

Ábrete Sésamo