LOGO ASEMEC FONDO BLANCO

Síguenos en: logo facebook2

La vida es sueño

La Vida es Sueño

Realmente podría decirse así, porque pasamos durmiendo la mayor parte de nuestro tiempo de vida.

A pesar de ser una función investigada y estudiada exhaustivamente, aún no sabemos todo lo concerniente a sus funciones o propiedades. Siempre se ha dicho que es una función pasiva de nuestro organismo, pero los avances tecnológicos, como el electroencefalograma, han demostrado que no es cierto. Es en esa etapa en la que “desconectamos” en la que se regeneran nuestras funciones fisiológicas y también las psicológicas.

Cuántas horas debemos dormir para sentirnos sanos? Cada persona tiene sus propios ritmos, pero por regla general decimos que 8 horas porque en ellas tienen lugar los diferentes ciclos de sueño, todos ellos imprescindibles para conservar nuestra salud. Alternamos fases de sueño NO REM con el ciclo REM. La fase NO REM se compone de cuatro etapas (I,II,III,IV) en las que la actividad eléctrica de nuestro cerebro va pasando de ondas de alta frecuencia y baja amplitud (vigilia) que se van progresivamente transformando en ondas cada vez de menor frecuencia y mayor amplitud. Esta fase se relaciona con la regeneración física de nuestro organismo y la recuperación de energía. La falta de alguna de sus fases puede dar lugar a serios trastornos fisiológicos, como hipertensión, propensión a la diabetes, déficits hormonales, problemas de crecimiento, etc. Se caracteriza por un descenso del tono muscular, el ritmo respiratorio y cardíaco, así como desaparición de los movimientos oculares. Dura unos 90 minutos.

Cuando hemos pasado esta fase, entramos en la fase REM o de rápidos movimientos oculares. En este fase consolidamos lo aprendido durante el día y regeneramos nuestra energía psicológica. Tiene que ver con la memoria y el almacenamiento de contenidos mentales útiles para nosotros. Es la fase en la que soñamos y perdemos toda actividad muscular, quizá para protegernos de movimientos que pueden dañarnos y que aparecerían como respuesta a lo soñado, ya que dejamos de responder a estímulos externos para centrarnos en los estímulos internos del sueño. La interrupción o desaparición del ciclo REM puede dar lugar a graves trastornos psicológicos, como psicosis o incluso la muerte.

Es inevitable hablar de Trastornos del Sueño hoy día. El 75% de la población española padece insomnio, y un 17% toma ansiolíticos. Un adolescente necesita una media de 10 horas de sueño, pero hay tantas distracciones en su dormitorio (Tablet, móvil, televisión) que prefiere privarse de horas de sueño. A los adultos no les va mejor: largas jornadas laborales, sedentarismo, trabajo por turnos, y las “preocupaciones”, les impiden conciliar el sueño reparador.

Necesitamos una psicoeducación del sueño y tomar conciencia de lo necesario del descanso nocturno. La información sobre Higiene del Sueño para ayudarnos a romper el hábito de las malas costumbres al irnos a la cama sería beneficioso y podríamos prescindir de los psicofármacos. Es importante saber que algunos de los trastornos orgánicos que nos hacen acudir al médico son la consecuencia de un estilo tóxico de vida.

Anímate a saber más sobre los beneficios del sueño y hazte responsable de tu salud.

Ana María Alarcón

Ábrete Sésamo