LOGO ASEMEC FONDO BLANCO

Síguenos en: logo facebook2

Asociación Española para la Motivación del Enfermo de Cáncer

Aesmec es una ONL de carácter benéfico constituida con el propósito de motivar:

          - al paciente enfermo de Cáncer.
          - a sus familiares y amigos.
          - a los equipos médicos y personal sanitario que están en contacto diario con este tipo de pacientes.

Queremos aportar y colaborar, en la medida de nuestras posibilidades, en todo lo necesario para el bienestar de todas las personas que se ven afectadas por esta enfermedad.

NOTICIAS AESMEC

¿Quieres AYUDARNOS a poner SONRISAS con "muy poquito"?

Hazte "Teamer" de Proyecto UZUME y por 1 euro al mes nos estarás ayudando a recaudar fondos.

A través de este enlace accederás a la plataforma Teamin.net que ayuda a recaudar fondos para causas sociales:

https://www.teaming.net/group/list?q=aesmec

Muchas Gracias por tu COLABORACION

Agradecimiento a Acuérdate de Vivir

AESMEC quiere AGRADECER a la Asociación sin ánimo de lucro “Acuérdate De Vivir” logo adv 04 bis 

la donación de 3.500 € destinados al “Proyecto Uzume La Paz”  y en especial a Iván Lázaro Moreno por el Gran Esfuerzo que sabemos que le ha supuesto organizar LIFESTIVAL este 28 de abril pasado para recaudar fondos a favor de AESMEC y la AECC Guadalajara. Dar las gracias también a todas las entidades que han colaborado en el evento y a todas las personas que han estado codo con codo con Iván para hacerlo realidad.

Una vez más GRACIAS por ese IMPULSO TAN IMPORTANTE que hace que se aproxime cada vez más el momento de HACERLO POSIBLE.

Acuérdate De Vivir & AESMEC 💞

La vida es sueño

La Vida es Sueño

Realmente podría decirse así, porque pasamos durmiendo la mayor parte de nuestro tiempo de vida.

A pesar de ser una función investigada y estudiada exhaustivamente, aún no sabemos todo lo concerniente a sus funciones o propiedades. Siempre se ha dicho que es una función pasiva de nuestro organismo, pero los avances tecnológicos, como el electroencefalograma, han demostrado que no es cierto. Es en esa etapa en la que “desconectamos” en la que se regeneran nuestras funciones fisiológicas y también las psicológicas.

Cuántas horas debemos dormir para sentirnos sanos? Cada persona tiene sus propios ritmos, pero por regla general decimos que 8 horas porque en ellas tienen lugar los diferentes ciclos de sueño, todos ellos imprescindibles para conservar nuestra salud. Alternamos fases de sueño NO REM con el ciclo REM. La fase NO REM se compone de cuatro etapas (I,II,III,IV) en las que la actividad eléctrica de nuestro cerebro va pasando de ondas de alta frecuencia y baja amplitud (vigilia) que se van progresivamente transformando en ondas cada vez de menor frecuencia y mayor amplitud. Esta fase se relaciona con la regeneración física de nuestro organismo y la recuperación de energía. La falta de alguna de sus fases puede dar lugar a serios trastornos fisiológicos, como hipertensión, propensión a la diabetes, déficits hormonales, problemas de crecimiento, etc. Se caracteriza por un descenso del tono muscular, el ritmo respiratorio y cardíaco, así como desaparición de los movimientos oculares. Dura unos 90 minutos.

Cuando hemos pasado esta fase, entramos en la fase REM o de rápidos movimientos oculares. En este fase consolidamos lo aprendido durante el día y regeneramos nuestra energía psicológica. Tiene que ver con la memoria y el almacenamiento de contenidos mentales útiles para nosotros. Es la fase en la que soñamos y perdemos toda actividad muscular, quizá para protegernos de movimientos que pueden dañarnos y que aparecerían como respuesta a lo soñado, ya que dejamos de responder a estímulos externos para centrarnos en los estímulos internos del sueño. La interrupción o desaparición del ciclo REM puede dar lugar a graves trastornos psicológicos, como psicosis o incluso la muerte.

Es inevitable hablar de Trastornos del Sueño hoy día. El 75% de la población española padece insomnio, y un 17% toma ansiolíticos. Un adolescente necesita una media de 10 horas de sueño, pero hay tantas distracciones en su dormitorio (Tablet, móvil, televisión) que prefiere privarse de horas de sueño. A los adultos no les va mejor: largas jornadas laborales, sedentarismo, trabajo por turnos, y las “preocupaciones”, les impiden conciliar el sueño reparador.

Necesitamos una psicoeducación del sueño y tomar conciencia de lo necesario del descanso nocturno. La información sobre Higiene del Sueño para ayudarnos a romper el hábito de las malas costumbres al irnos a la cama sería beneficioso y podríamos prescindir de los psicofármacos. Es importante saber que algunos de los trastornos orgánicos que nos hacen acudir al médico son la consecuencia de un estilo tóxico de vida.

Anímate a saber más sobre los beneficios del sueño y hazte responsable de tu salud.

Ana María Alarcón

Ábrete Sésamo

Meditación, mi aliada

Meditación, mi aliada.

Meditar, al contrario de lo que se suele entender en Occidente, no significa pensar y pensar, sino todo lo contrario; no pensar en nada, fijar la atención en nuestra respiración puede valer, así como la práctica regular de la relajación dinámica. No permitir que nuestros pensamientos nos controlen.

A veces será un proceso complicado , pero esto no quiere decir que lo estemos haciendo mal y, por ende, nos agobiemos. No, la meditación ayuda a observar esos pensamientos sin aferrarnos a ellos y soltándolos para que sigan su curso. De esa manera, no los estaremos masticando de una forma constante y dañina y sabremos salir de ese círculo de pensamientos en los que nos habíamos sumergido y no sabíamos salir.

“Se trata simplemente de sentarse silenciosamente observando los pensamientos pasando a través de ti. Simplemente observando, no interfiriendo, no juzgando, porque en el momento en que juzgas, has perdido la pura observación. El momento en que dices “esto es bueno, esto es malo” has saltado en el proceso de pensamiento”.

-Osho-

Somos nosotros los propietarios de nuestras vidas y debemos hacer uso de ella de la mejor manera posible. Eliminar pensamientos negativos no sólo nos beneficiara a nosotros, sino también a nuestros amigos, conocidos y familiares cercanos

Se ha comprobado que la meditación produce modificaciones en regiones cerebrales que están relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés. O sea, que aquello que entendemos con tintes de espiritualidad, realmente mejora nuestro estado de salud físico y mental. En 8 semanas de meditación nuestro cerebro es capaz de modificar su estructura, gracias a esa capacidad asombrosa llamada Neuroplasticidad.

Cuando alguien medita no solo se siente mejor porque se siente relajado, sino también porque la estructura de su cerebro ha modificado sus conexiones hábilmente. Al parecer no hace falta ser un experto en meditación para disfrutar de sus beneficios y sentir un aumento en nuestra capacidad de integración emocional y atencional.

Ábrete Sésamo

 

 

Chantaje emocional: la manipulación perversa.

Chantaje emocional: la manipulación perversa.

El chantaje emocional está siendo estudiado sistemáticamente por las consecuencias nefastas que tiene sobre la víctima. Éstas oscilan entre desajustes de tipo físico, dolencias y enfermedades crónicas, hasta desequilibrios importantes de tipo psíquico que pueden llegar hasta el suicidio.

Se desarrolla en tres fases: Seducción- Dominio- Destrucción. Siendo un proceso tan bien orquestado que la víctima ni siquiera se da cuenta de lo que ocurre hasta que es demasiado tarde. El comportamiento perverso del manipulador no proviene de un trastorno psiquiátrico, sino de una tendencia a considerar al otro como un simple objeto; la mayoría de ellos utilizan su encanto y sus capacidades para abrirse camino en la sociedad dejando tras de sí personas heridas y vidas devastadas. Son capaces de mostrarse como víctimas en su entorno, hasta que finalmente dan la cara. Se trata de depredación en toda regla pues su fin es apropiarse de la vida de otro, un asesinato psíquico que deja indefensa a su víctima y sin herramientas para defenderse. La víctima, seducida por su agresor, realmente no tiene conciencia de la existencia de esta violencia subterránea, e incluso duda “¿No seré yo quien inventa todo esto, como algunos sugieren?”. Es una violencia que tiene lugar en el ámbito privado y que tiende a atacar la identidad del otro y a privarlo de toda individualidad.

La víctima lo es porque ha sido designada por el perverso, siendo inocente del crimen por el que va a pagar y a quien la gente contempla como cómplice de la agresión que recibe. En la fase de seducción, el manipulador se muestra encantador, comprensivo y generoso. En realidad está recogiendo datos sobre su víctima: sus puntos débiles, quizá traumas de la infancia, una educación basada en la sumisión. Al final, el depredador sabe muy bien dónde golpear para conseguir lo que desea de su víctima, que suele ser una persona ingenua, vital, compasiva y con valores de los que el perverso carece. La fase de dominio se despliega después en toda su crudeza, pues la víctima, envuelta en la tela de araña que el depredador ha tejido para ella, ni siquiera puede ni sabe defenderse: es presa de sentimientos como el miedo o la culpa, asumiendo como merecido todo castigo que el perverso descargue sobre ella. Incluso debe hacer frente a la patologización que escucha: “estás loca, eres irresponsable, malvada, vengativa…..” El dominio sume a las víctimas en la confusión: no se atreven a quejarse o no saben hacerlo. Es como si estuvieran anestesiadas, perciben dificultades para pensar, empobrecimiento psíquico y una amputación de su vitalidad y su espontaneidad.

La manipulación funciona tanto mejor cuanto que el agresor pertenece al círculo de confianza de la víctima: su padre o su madre, su cónyuge o su jefe. La víctima muestra su capacidad de perdonar, comprender, justificar lo injustificable, con tal de mantener la relación perversa, desistiendo de su derecho a rebelarse. Llegado este punto el agresor se siente frustrado, el juego deja de ser estimulante puesto que la víctima se convierte en un reproche viviente, pone de manifiesto sus propias carencias, lo que le lleva a odiarla aún más. Entra de lleno en la fase de destrucción, pues la víctima no es más que un objeto para el manipulador, y entonces la violencia se hace explícita: agresiones físicas, separaciones cargadas de resentimiento con juicios interminables, amenazas, extorsión, etc. El terror se hace presente.

En esta fase, la víctima está permanentemente en vilo, pendiente de una mirada, un gesto tirante o un tono glacial de su agresor, que enmascaran la violencia que éste no expresa. Temen su reacción, su tensión y su frialdad cuando no hacen lo que se les pide, también temen las observaciones hirientes, la ironía, el sarcasmo y el desprecio.

Tanto si la víctima se somete como si no, se equivoca, pues el acosador las hará responsables en público y en privado de todo lo que no funciona en su relación.

Con el fin de eludir la violencia, las víctimas suelen mostrarse cada vez más amables y conciliadoras, con la esperanza de transformar ese odio en amor. Pero no sirve de nada porque, cuanta más generosidad se ofrece a un perverso, tanto más despliega su capacidad para desestabilizar. Siendo benévolos le mostramos hasta qué punto somos superiores a él, lo cual reactiva su violencia.

Si por el contrario se le muestra odio como respuesta, el perverso lo utiliza como justificación: “Yo no la odio, es ella la que me odia a mí”.

Hasta tal punto las víctimas ignoran su condición que cuando acuden a terapia lo hacen porque sienten malestar psicológico, quizá depresión o ansiedad, o quizá trastornos de tipo físico como taquicardias, ahogos, disfunciones digestivas, o del sistema endocrino.

Es necesaria una educación en el respeto desde la infancia, es necesario poner límites a la perversión y la falta de escrúpulos. La historia nos muestra individuos en el poder que no asumen sus responsabilidades, que falsean la realidad, atribuyen a los demás los desastres que provocan y se presentan luego como salvadores, borrando así las huellas de sus fechorías. Empecemos pues a cambiar desde la esfera de lo personal.

Ábrete Sésamo...

Emociones y Salud: Afrontando el Cáncer

Emociones y Salud: Afrontando el Cáncer.

¿Qué influencia tienen nuestros sentimientos a la hora de conservar o mejorar nuestra salud?

Multitud de experimentos en este campo llegan a la conclusión que las personas que mantienen su optimismo, su ilusión y su positivismo, se mantienen más sanas y durante más tiempo, es decir, son más longevas.

El cáncer de mama es una enfermedad que hoy día puede diagnosticarse precozmente gracias a la medicina preventiva y puede ser curado totalmente en un alto porcentaje de casos. Sin embargo, cuando una mujer recibe el diagnóstico y descubre que padece esta enfermedad, siente, lógicamente, una gran angustia. Además, el tratamiento del cáncer es un proceso largo y penoso, durante el cual la mujer puede pasar por diferentes estados de ansiedad, que pueden ir desde la intranquilidad, la vulnerabilidad, la alarma, hasta la desesperanza, el miedo o la tristeza más profunda. Precisamente estos estados de ánimo interfieren negativamente en el desarrollo y tratamiento del cáncer o de cualquier otra enfermedad. Resignarse, pensar que no se puede hacer nada, aislarse socialmente y dar vueltas a las preocupaciones, son actitudes que no benefician el curso biológico de la enfermedad.

Pues bien, las estrategias activas en el afrontamiento son mucho más adaptativas; las mujeres que demuestran un elevado espíritu de lucha, interpretando el diagnóstico como un reto ante el que hay que crecerse, que tienen una visión optimista del pronóstico, perciben un alto grado de control sobre la situación y son protagonistas en el proceso de su recuperación. Sus herramientas de afrontamiento son conseguir una información moderada y veraz de su enfermedad, colaborar con su médico en el proceso de tratamiento y seguir escrupulosamente sus consejos, buscar apoyo social y emocional, y mostrarse optimistas.

La conclusión a la que llegan los estudios referentes a la influencia de las emociones sobre la salud, coinciden en que las estrategias activas son mejores y cumplen la función de no dejar lugar a la tristeza y a la depresión, y mantienen a las personas con sus objetivos y sus ilusiones.

Quiero animar a estas mujeres a que, una vez superado el cáncer, mantengan viva la llama de su ilusión, sus proyectos y den a su vida un nuevo enfoque que les permita disfrutarla al máximo, minuto a minuto, junto a sus seres queridos: los que ya lo son y los que lo serán.

Desde la humildad, quiero poner a vuestra disposición mi tiempo y mis conocimientos si en algo me necesitáis.

Ábrete Sésamo